Restauradores: Germán Rivera, motorrad

img_0309

Germán Rivera es un ingeniero mecánico de 41 años que decidió dedicarse a la construcción y a la finca raíz después de trabajar durante 8 años como ejecutivo en una compañía de seguros. Paralelamente se dedica a la restauración de motocicletas BMW clásicas. Su taller es una pequeña bodega que tiene instalada en su propia casa a las afueras de Bogotá.

Germán a bordo de su BMW R69S en una de las rodadas del Club

Germán a bordo de su BMW R69S en una de las rodadas del Club.

Germán llegó a las motos BMW por accidente. Antes le gustaban las Harley Davidson antiguas pero nunca logró acoplarse al grupo de gente alrededor de esa afición. Salió de su moto por el afán de tener carro y posteriormente viajó hacia Nueva Zelanda donde revivió las ganas por tener una moto antigua. Con su regreso a Colombia adquirió entonces una BMW que le llamó la atención por el gran tamaño del tanque y por ser un modelo altamente apetecido: R69S de 1967. Según la ficha técnica esta moto puede llegar a los 180 kilómetros por hora, aunque Germán solo la ha llevado a los 140km/h ya que le gana el respeto por la velocidad. Empezó a notar rápidamente la superioridad de BMW. Son motos con una mejor ingeniería ya que tienen menos piezas móviles, el motor está mejor pensado en cuanto a su refrigeración y no tienen el problema de las otras motos que al llevar el cárter por encima del motor recurrentemente botan aceite. Las motos BMW son como un carro por la sencillez en su clutch y el sistema de cardan casi libre de mantenimiento. Son motos más fiables.

Las motos vienen con un triple match. Esto quiere decir que vienen marcadas con un serial en el bloque, el cilindro y la culata. Los números de las tres partes deben coincidir para tener la certeza de que la moto está en su condición original. Este registro lo tiene BMW en Alemania y pueden decirle si su moto lleva las tres partes correctas. La respuesta de ellos es afirmativa o negativa, pero nunca llegan a decirle cuál es la parte que le corresponde al resto de la moto. Lo anterior para evitar cualquier tipo de falsificación, pues después de la Segunda Guerra Mundial quedaron dos plantas de producción donde se produjeron motos como la R69S: Alemania Oriental y Münich. Los rusos por su parte siguieron haciendo esta moto cambiando la primera letra de la marca por una E, llamándose entonces EMW, y el color azul por rojo. Por lo anterior es común que hoy en día se tomen motos producidas por los rusos para regrabar los números y hacerlas pasar por piezas alemanas genuinas producidas por BMW.

BMW R25 de un cliente de Germánn, atrás un nuevo reto al cual se quiere enfrentar

BMW R25 de un cliente de Germán, atrás un nuevo reto al cual se quiere enfrentar y restaurar.

Mientras me detengo a mirar una de las motocicletas en las que está trabajando Germán, él habla un poco de lo que estoy apreciando. Se trata de una moto BMW R25 de 1954. Estas son motos que tienen un motor pequeño y, sin embargo, sus repuestos llegan a tener el mismo costo que aquellos de una motocicleta grande y deben conseguirse directamente en Alemania. Es por lo anterior que deben conseguirse muy completas para poder trabajarlas. Venían con una amortiguación muy básica compuesta por únicamente resortes y nada de aceite. Germán realmente no las recomienda para sus clientes.

El presupuesto para restaurar una moto debe ser de entre 20 y 25 millones de pesos. Las motos pueden encender e incluso rodar pero en el momento de revisarlas a fondo para el trabajo de restauración la situación es diferente. Se revisan las piezas que hay que cambiar, arreglar o incluso añadir, ya que son faltantes y el costo en solo repuestos puede llegar a valer los 18 millones de pesos. Ahora con el precio del dólar tan elevado la situación se hace cada vez más difícil. Lo anterior sin contar la mano de obra que Germán cobra a 40 mil pesos por hora, teniendo en cuenta que la restauración de una de estas motos tarda un aproximado de 300 horas. Aparte se cobran también los materiales para limpiar la moto, disolventes para pinturas, realizar soldaduras menores y sandblasting. En ocasiones el costo varía ya que se deben realizar soldaduras mayores como por ejemplo rectificar una rosca en una culata o alguna grieta en un bloque.

BMW R35 de 1,938, actual proyecto de restauración

BMW R35 de 1938, actual proyecto de restauración.

El único secreto para llevar a buen término uno de estos trabajos es comprar repuestos originales e instalarlos. La anterior es la única forma para lograr que una de estas motocicletas funcione con propiedad, no hay cabida para inventar o hacer injertos sino únicamente para poner lo que se debe donde se debe. La facilidad para conseguir los repuestos originales varía dependiendo de la motocicleta, pues por ejemplo para las grandes de la Serie 2 es relativamente fácil ya que fueron motos comercializadas en Estados Unidos. Lo anterior permite que existan repuestos en condición N.O.S (New Old Stock), en reproducción o de deshuese. Estos últimos son los más atractivos ya que están generalmente en muy buen estado al provenir de motos desarmadas con muy poco kilometraje.

img_0321

Placa original de Ferrostaal Essen Bogotá, importador de las primeras motos BMW.

Actualmente Germán está restaurando una BMW R35 de 1938. Se trata de una motocicleta de pre-guerra registrada como la segunda más antigua en Colombia, después de una R5 de 1936 que está en Medellín. Existe la posibilidad de que hayan llegado al país motocicletas BMW desde años atrás pero no existen pruebas ni documentos que así lo afirmen. Aunque durante la Segunda Guerra Mundial BMW sufrió una crisis por los fuertes bombardeos a sus fábricas, mantiene los archivos de la época. Uno puede enviar el serial de su moto y ellos le pueden indicar en qué año fue producida y para qué parte del mundo fue enviada. Germán envió el serial de su R35 y obtuvo respuesta. La moto fue enviada a Essen desde donde fue importada por Ferrostaal, una empresa que está en Colombia desde los años 30. La historia dice que estas motos llegaron como una donación del gobierno alemán para el ejército colombiano, aunque de esto no hay total certeza ya que la documentación al respecto ya no existe. La moto de Germán entró al país con otras trece más de las cuales tres venían equipadas con sidecars y ametralladoras.

En cuanto a los clientes Germán se limita a trabajar con gente referida. Lo anterior le da la garantía de que sí van a llevar a término rápido el proyecto. Es por esto que prefiere el trabajo con coleccionistas ya que son personas que conocen acerca de los procesos de restauración y no tendrán problema en comprender que buscar los repuestos toma tiempo y que se necesita un buen presupuesto. Le han propuesto abrir un taller pero considera que no es viable por lo que prefiere seguir trabajando en su casa. Hoy Germán está trabajando en cuatro motos y además está en la espera de que llegue una R90S desde Ecuador.

img_0346

BMW R69S 1968 de un cliente en proceso de restauración.

Si quiere ver el proceso detallado de la restauración de las motos de propiedad de Germán, puede ver el trabajo completo sobre la BMW R69S de 1,967 o de la BMW R35 de 1,938 respectivamente

Punto de partida de restauración de una R35, en cola de espera

Punto de partida de restauración de una R35, en cola de espera.

Juan Felipe Reina Munévar.

Comments

comments