BMW y Mercedes Benz

Durante su historia Alemania ha sido cuna de grandes fabricantes de carros. Dos de los principales han sido BMW y Mercedes Benz.

Estuve conversando con Michel Ortiz y Juan Carlos Prieto, dos grandes amigos y conocedores de estas marcas, llevando la discusión al tema de los autos clásicos. Ambos han sido propietarios de diferentes ejemplares de las dos marcas e incluso hoy tienen autos aparentemente rivales que comparten garaje. A continuación lo que hablamos.

Mercedes Benz Pagoda

El objetivo de Mercedes Benz siempre fue darle distinción a sus clientes. Lo anterior a partir de carros veloces, pero no deportivos, que se caracterizaban por su clase y fiabilidad. Los Mercedes de la década de los 70s, 80s, e incluso hasta mediados de los 90s, eran autos que proporcionaban una experiencia única, reflejada en la gran calidad de los acabados, la comodidad a toda prueba y la suavidad inigualable, además de una calidad que aún hoy añoramos. Las versiones deportivas de aquel entonces buscaban crear un ambiente placentero para el conductor más allá de crear una sensación de deportividad extrema. Estaban por ejemplo los SL, carros extremadamente elegantes con algo de deportividad, pero hasta ahí. Sin embargo, el espíritu deportivo siempre ha estado presente en la marca con las famosas flechas de plata de los años 40s y 50s, imbatibles en muchas carreras, además de vehículos tales como el icónico Alas de Gaviota. 

Por su parte BMW se desarrolló de una manera completamente diferente. Su objetivo era brindarle al conductor una experiencia más dinámica y deportiva. Esto empezó a verse a partir de la década de los 70s cuando se produjeron carros con motores más desarrollados y suspensiones más versátiles buscando siempre deportividad antes que comodidad. Con el pasar del tiempo fue evidente el carácter que desarrolló BMW, con bases de deportividad y lujo. A pesar de lo anterior, la idea de Mercedes de empezar a fabricar vehículos deportivos empezó en los 80s con los 500sec y posteriormente con el mítico 190e 2.3-16, poniéndose un paso adelante que BMW. Fue entonces cuando se desarrolló el M3 y comenzó la legendaria rivalidad en DTM, pero esa es otra historia.

Después de entender lo que cada marca significa y promete a sus clientes, llega el momento de escoger. Tomar la decisión entre alguna de las dos marcas para adquirir un carro clásico depende de varias cosas. Generalmente quien busca comprar un Mercedes Benz antiguo es una persona que ha tenido autos de la marca en su casa y reconoce la calidad y el confort que le brindó. Por otro lado el cliente de un BMW clásico es una persona aspiracional. Es decir, alguien que viene de otra marca y que busca un clásico deportivo recordando el estatus que daba tener un BMW en el pasado. Es el carro que de niño soñabas pero que ahora de adulto puedes tener.

BMW 507

Los Mercedes Benz son autos que se consiguen en mejores condiciones que los BMW. Lo anterior ya que en su época los primeros eran conducidos con delicadeza y elegancia mientras que los segundos fueron utilizados para forzar sus motores al máximo y disfrutarlos en pista. Por su deportividad el BMW es un carro que sufre de mayor desgaste. En cuanto a la facilidad para conseguir repuestos para realizar procesos de restauración, BMW lleva el liderazgo. También se dice que los Mercedes son vehículos que molestan menos que los BMW, debido a que traen una mecánica más sencilla, con menos electrónica. Es importante destacar que en su época los BMW salieron con la opción de muchos más accesorios que los Mercedes, razón por la cual ponerlos a punto siempre será divertido, cosa que no sucede con los Mercedes.

Se ha llegado a afirmar que realizar comparaciones entre Mercedes Benz y BMW es un error. Los dos fabricantes cuentan con una excelente calidad e incluso utilizan los mismos proveedores tales como Bosch, Hella y Siemens, entre otros. Elegir entre uno u otro siempre va a ser un tema de personalidad, pues ambas marcas reflejan una personalidad distinta plasmada en el gusto por los carros. La realidad es que son carros completamente diferentes que buscan apuntarle a un público con diferentes aspiraciones. Tal vez la rivalidad existe más de manera regional siendo BMW de Münich y Mercedes Benz de Stuttgart. La decisión es ahora suya.

Juan Felipe Reina.

Comments

comments