Historia: BMW 2002 ALPINA de Francisco “Pacho” Trimmiño

Circuito en San Carlos Venezuela.

Circuito en San Carlos Venezuela.

Francisco “Pacho” Trimmiño fue una gloria de los años 70 en el tema de las carreras de autos en Colombia. Desde siempre ha sido un fanático de BMW y eso lo ha demostrado a través de su historia, pues prácticamente fue quien trajo los primeros autos de la marca al país. Tuvo la participación en una empresa que ha tenido ya varios nombres: Diesel Müller, Bavarian Motors, Discar y Autogermana.

El primer BMW importado a Colombia: BMW 1800.

El primer BMW importado a Colombia: BMW 1800.

La vida de Francisco en los deportes a motor inició en el año 1963 con las motos. Compitió sobre su YAMAHA 350 que trajo de contrabando a Colombia, pero allí no tuvo buenos resultados. Simplemente no había nacido para ello, así como algunos corredores de motos no han nacido para conducir un auto. Fue entonces que decidió enfocarse en las competencias de carros. Su inclinación por BMW se dio por la facilidad de hacer consultas técnicas y adquirir repuestos, ya que era la marca con la que trabajaba. Para él arriesgar la vida detrás de un volante es algo que lleva en la sangre, adherido a toda la adrenalina que produce rodar exigiendo al máximo su máquina: “simplemente me encantaba ponerme un casco y correr”. Miller, el importador de BMW en Colombia, había viajado a Alemania para visitar la fábrica y despachar otra serie de autos hacia Colombia, se trataba de un lote de 80 unidades del BMW 1800, era el año 1968. Francisco quedó a cargo en Bogotá y escuchó acerca de una carrera que había en Neiva entonces tuvo una excelente idea. Habló con el jefe de taller y le comentó que nadie en Colombia conocía la marca, que era una excelente oportunidad para arreglar el 1800 y competir. Se trataba del primer BMW que habían traído a Colombia en el año 1965. El riesgo era meterse en un problema si el carro llegaba a ser chocado, a lo que respondió: “¡Hágale, si lo estrello lo pago!” Organizaron entonces el auto que se llevó el primer puesto de la competencia. Al siguiente día Miller llegaba de su viaje entonces Francisco arrancó desde el circuito hacia el aeropuerto de Bogotá, distancia que recorrió en dos horas. Cuando Miller vio el carro todo arreglado con el roll bar y demás elementos, dijo: ¡qué hiciste Pacho! A lo que respondió Francisco: “fui, lo corrí, gané, y mañana la publicidad en el periódico será gratis”. Así fue y el país pudo conocer la marca que llegaba para cambiar la industria automotriz de Colombia.

alpina2

Fue en ese auto que corrió el Rally Colombia de 1971, competencia que se desarrolló una única vez y no volvieron a repetir. Ese carro se lo habían prestado anteriormente a Gonzalo Ospina para que fuera conducido en el famoso circuito del Campín. En esa época ya estaba comenzando el autódromo Ricardo Mejía que se inauguró en 1971. En ese autódromo Francisco ya competía al volante de los BMW 2002. Eran carros que entraban al país, él los corría en pista y posteriormente los organizaba para ser vendidos como nuevos. Fue entre los años 1969 y 1970 que la compañía en la cual tenía participación importó los primeros BMW 2002.

alpina1

BMW 2002 ALPINA de Francisco “Pacho” Trimmiño

Francisco recuerda que su madre les regaló a su hermano y a él un apartamento para cada uno. Él le pidió que le diera la plata para que así él mismo pudiera escoger el apartamento. Llevado por la afición y el dinero que tenía en la mano decidió desistir del apartamento y ordenar a Alemania el BMW 2002 ALPINA que lo hizo leyenda. Los dos carros más recordados por los aficionados fueron aquellos BMW 2002 ALPINA de Francisco: el pura sangre (denominación de Francisco para referirse al BMW 2002 armado por ALPINA en Alemania) y el americano. Así es, en Colombia hubo un 2002 ALPINA genuino y otro preparado en California. Carros que actualmente podrían llegar a valer mucho dinero pero que la historia los llevó a desaparecer o perder sus características únicas. Alpina Burkard Bovensiepen Gmbh es una empresa bávara que se dedica a la modificación de vehículos BMW. Son carros altamente potentes y lujosos que suelen verse usualmente en los países europeos. Debido a su calidad en modificaciones la fábrica decidió mantener garantía en los carros que ellos modificaran.

Adelante el BMW 2002 ALPINA americano conducido por Francisco Trimmiño, atrás el pura sangre conducido por Claude Regnier.

El pura sangre importado directamente fue retirado de la fábrica BMW y posteriormente enviado a ALPINA para realizarle sus modificaciones. Pura sangre porque fue un carro modificado por ALPINA en Alemania, completamente auténtico. Ese carro lo pidió Francisco a través de Bavarian Motors Panamá que en esa época se trataba de una sucursal de la compañía de Bogotá. La orden fue realizada en el año 1971 directamente a la fábrica. Las modificaciones realizadas por ALPINA tardaron seis meses y posteriormente llegó el carro. Fue probado en Panamá donde se convirtió en una completa sensación. Compitió contra otros BMW 2002 que habían sido arreglados en el Salvador y Costa Rica. Fue únicamente en Perú, en el circuito de Agua Dulce, donde tuvo la oportunidad de competir contra otro BMW 2002 ALPINA de fábrica. A finales del año 1971 tomó la decisión de traer el ALPINA para Colombia. Al preguntarle a Francisco qué era lo mejor de este carro, no duda en responder: todo. Se trataba de un ejemplar con unas características increíbles, desde su suspensión hasta sus tres transmisiones adaptables para cada circuito. Lo único que no le gustaba era que el carro venía con tapizado, pero la solución fue sencilla: ¡quitárselo! Fue un carro que tuvo durante un año y medio para después vendérselo a Claude Regnier. El nuevo dueño lo corrió en Cali, donde ganó, y posteriormente en el circuito de Sopó donde también le fue muy bien pero no ganó ya que se enfrentó a un mejor piloto, Francisco que conducía el ALPINA americano. Después de usarlo durante un tiempo decidió vendérselo a otra leyenda de la época, Ricardo “Cuchilla” Londoño, quien se lo prestó a un amigo que lo destruyó en Medellín. El carro sufrió un choque donde incluso hubo un muerto y terminó abandonado en un lote donde le sacaron todas las piezas. A Francisco lo llamaron para ir a ver el vehículo pero él recuerda haber desistido con la tristeza de conocer el estado en que ahora se encontraba.

El arranque del circuito "El Volador" en Medellin. Junto a Trimmiño el gringo Arango quien le habia comprado el carro a Volovits pero no pudo terminar por desperfectos mecánicos. Esa carrera la ganó Francisco Trimmiño en el BMW 2002 ALPINA.

El arranque del circuito “El Volador” en Medellin. Junto a Trimmiño el gringo Arango quien le habia comprado el carro a Volovits pero no pudo terminar por desperfectos mecánicos. Esa carrera la ganó Francisco Trimmiño en el BMW 2002 ALPINA.

En cuanto al BMW 2002 ALPINA americano la historia fue la siguiente. A Francisco le habían ofrecido unos carros en California, Estados Unidos, entonces fue en el año 1972 que viajó a verlos. Se reunió con el dueño de la compañía que ofrecía los vehículos. En el momento se estaban corriendo allí las finales del campeonato de la división de California. La propuesta del hombre fue que Francisco corriera el BMW 2002 ALPINA que ellos tenían, se trataba de un carro arreglado en Estados Unidos. La licencia y los trámites se realizaron con agilidad y la propuesta se convirtió en realidad. Era un vehículo extremadamente rápido, así como el pura sangre ALPINA que ya tenía en Colombia, incluso tenía las tres transmisiones para circuito. La experiencia finalizó con la decisión de importar a Colombia ese carro. Después de utilizarlo durante un tiempo tomó la decisión de venderlo. El carro pasó por varias manos que paulatinamente lo modificaron y nunca pudo volver a ser la excelente máquina que había sido desde un comienzo. Hoy en día el propietario del auto, Hernando París, se contactó con Francisco para recibir una asesoría, la respuesta fue sencilla: “hoy en día parar ese carro es imposible, mejor traer uno nuevo”.

Humberto Escobar (corría con Mini Cooper), Ricardo "Cuchilla" Londoño y Francisco "Pacho" Trimmiño antes del circuito "El Volador" en Medellin.

Humberto Escobar, Ricardo “Cuchilla” Londoño y Francisco “Pacho” Trimmiño antes del circuito “El Volador” en Medellin.

Los dos BMW 2002 ALPINA eran carros muy especiales por sus características. Admisión, carburadores Weber 45 en ambos, caja de 5 velocidades adelante en ambos, guardabarros y capó originales en fibra de vidrio, cuatro rines de 8 pulgadas y frenos de disco ventilados en las 4 ruedas. Todos los 2002 preparados por ALPINA para carreras en pista venían con 280 HP y velocidad de punta de 280 Kms. Lo anterior además de suspensiones mejoradas con barras estabilizadoras graduables de 3 puntos. El 2002 ALPINA americano de Francisco tenía todo el kit ALPINA incluyendo las tres transmisiones: la 3.64 para pistas largas, la 4.11 para intermedias y la 4.22 para  pistas cortas. El pura sangre era por supuesto una máquina superior al 2002 ensamblado en California. Se trataba de un auto absolutamente prístino, un auto que parecía ser de calle, muy bien terminado, pero que a la larga era de carreras. Se trataba de un ejemplar muy bien armado al punto que incluso venía con su tapicería original perfecta.
Circuito "El Volador" en Medellín.

Circuito “El Volador” en Medellín.

Hoy con 74 años de edad Francisco recuerda acerca de su vida familiar con mucha alegría. Se casó con Gloria Uribe con quien tuvo una hija, Claudia Patricia, que nació en Puerto Rico. Ella decidió quedarse allá por lo que se considera una mujer americana, así como Andrés, Sofia y Ary, los nietos y el bisnieto de Francisco. Posterior a la muerte de su esposa Gloria, Francisco se quedó con su cuñada quien también murió. Decidió quedarse en Colombia convencido de que uno no puede molestar a los hijos, debe dejarles su espacio y por eso optó por mantener su distancia. Actualmente se encuentra retirado de sus actividades laborales después de haberle dedicado su vida a la venta de carros BMW incluso en la etapa actual de empresa que hoy conocemos como Autogermana.

alpina3

 

alpina4

 

alpina5

 

Juan Felipe Reina Munévar.

Fotografías: cortesía de Carlos Barrera.

Comments

comments